La Sevilla árabe
Cultura Monumentos históricos

La Sevilla árabe

La capital andaluza tiene una larga historia tras de sus edificaciones. A través del tiempo y desde épocas remotas se ha visto envuelta por diferentes acontecimientos que marcaron de alguna manera esta ciudad. Uno de los periodos más destacados fue el que hoy se conoce como la Sevilla árabe, cuyos vestigios quedaron impresos en los libros y estructuras arquitectónicas de Sevilla.

La Sevilla árabe

La época musulmana de la ciudad fue aquel periodo en que se rebautiza con el nombre de Isbiliya, tras la caída del imperio visigodo. La conquista árabe del lugar se dio por el caudillo militar conocido como Muza, quien designó a su hijo el príncipe musulmán Abd al-Aziz ibn Muza para que tomara el control de la ciudad por un tiempo hasta su asesinato.  En aquel entonces Isbiliya, era conocida por ser una de las más importantes ciudades de Al-Andalus (nombre musulmán de Andalucía); además poseía una creciente riqueza cultural y un esplendor que la hacía resaltar entre los demás territorios. 

Historia de la época musulmana de Sevilla

En 533 d. C, la ciudad de Sevilla que en aquel momento se conocía como Hispalis romana fue conquistada por los visigodos. Estos eran un pueblo formado en su mayoría por personas hispanorromanas. Desde entonces las familias visigodas más pudientes y reconocidas se establecieron como los latifundistas más importantes de la región. 

El reino visigodo trasladó en diferentes ocasiones la sede del palacio real hasta que el rey Atanagildo la fijó en Toledo. Sin embargo años más tarde durante otros reinados se optó por elegir Sevilla. 

Múltiples luchas y batallas tuvieron que enfrentar los godos para permanecer con el dominio de la ciudad, pero finalmente tras el avance de los árabes Tariq y Muza en el territorio Sevillano se produjo la caída del imperio visigodo. 

El caudillo militar musulmán Musa realizó su conquista en el año 711 d. C., contando con un ejército de 18000 hombres; pero no fue tras un largo asedio que la ocupación árabe se inició en Sevilla. Tras la derrota, aquellos que se negaban a la conquista musulmana no tuvieron más opción que huir hacia Niebla y Beja; lo que permitió a los conquistadores entrar en la ciudad sin tener que enfrentar ningún tipo de resistencia local. Pero a pocos meses de su llegada, Muza y su ejército tuvieron que partir de la ciudad para continuar con la conquista de otros lugares que aún estaban bajo el dominio visigodo; dejando a cargo de este sitio a la comunidad judía que había colaborado en la batalla contra los godos. 

Esta situación fue algo que aprovecharon los locales y aquellos que habían huido para intentar recuperar su ciudad, por lo que iniciaron una revuelta que obligó a Musa y a sus tropas a regresar para enfrentarse en batalla. Las tropas musulmanas superan en número a los revoltosos por lo que ganaron rápidamente la lucha y finalmente castigaron con la muerte a los sublevados. 

Después de estas circunstancias comienza entonces la época musulmana o como mejor se conoce “La Sevilla Árabe”, cuya población era compuesta por los nativos hispanorromanos, judíos y por los árabes que arribaron a la localidad después de la conquista.

Impacto religioso de la conquista

Una de las principales características que tuvo Ishbiliya (La sevilla árabe) fueron los profundos cambios administrativos, culturales, económicos, sociales y sobre todo religiosos provocados por la convivencia de distintas comunidades en un mismo lugar. 

Los aproximadamente 20.000 musulmanes que se mudaron hasta aquí intentaron imponer de una u otra manera que los nativos aceptaran el Islam como su religión. Por lo que decidieron imponer su ideología aumentando los impuestos a los cristianos, convirtiendo las iglesias católicas en mezquitas y ofreciendo quitar el impuesto personal a los que se convirtieran en musulmanes. 

Esta extrema rigidez religiosa provocó una creciente intolerancia social; por lo que el descontento del pueblo no se dio a esperar. Fue entonces que la mayoría de los lugareños se dispusieron a trasladarse hacia el norte en busca de mejores condiciones de vida. 

Vestigios Arquitectónicos de la Sevilla Árabe

La conquista musulmana no solo se evidenció tras los cambios efectuados en los ámbitos religiosos y culturales; pues el paso de este pueblo por el territorio Andaluz quedó marcado con las múltiples estructuras que fueron edificadas, con características y decoración propias de los árabes. 

1 Alminar – Giralda

Corresponde a los dos tercios inferiores de la torre campanario de la catedral de Santa María de la Sede. 

2 Murallas de la Macarena

Aunque se tratan de altas paredes que fueron edificadas durante el periodo romano para fines militares; estas fueron reconstruidas y mejoradas durante la época musulmana de la ciudad.

Actualmente el tramo mejor conservado de estas edificaciones es el que se conoce como la puerta de la Macarena.

3 Torre del Oro

Es uno de los elementos mejor conservados y más famosos que aún existe de las murallas de Sevilla. El levantamiento de la torre del oro se dio durante los años 1220 cuyo fin inicialmente era reformar el cerco de la ciudad y cerrar el paso al arenal para proteger al Alcázar.

4 El Alcázar

Este es un castillo o palacio amurallado que tiene algunos vestigios de la época islámica de la región. El Real Alcázar de Sevilla fue construido durante la edad media alta pero tras la conquista musulmana fue reformado en gran parte. 

Algunas áreas presentan rasgos muy característicos de la cultura islámica como lo son la Sala de la Justicia, el Patio del Yeso, el Patio del Crucero, las murallas y el Patio de la Casa de Contratación.

5 Caños de Carmona

Originalmente estos eran los acueductos que edificaron los romanos para surtir de agua al territorio que hoy corresponde a Sevilla. Hoy en día existen algunos restos visibles de estas estructuras en tres localizaciones diferentes en la ciudad. 

6 Mezquita de los Osos

Cerca del lugar que hoy se conoce como Plaza de la Virgen de los Reyes y del Callejón de Santa Marta, se pueden encontrar dos arcos ciegos polilobulados, los cuales en épocas de antaño hacían parte de una primitiva mezquita de la que casi no se tiene información en el presente.

Te invitamos a hacer una ruta por la Sevilla árabe y conocer los antepasados de la ciudad, que al fin y al cabo forman parte de la riqueza cultural que hoy día posee.

 

Entradas relacionadas

Deja tu comentario